Los 8 remedios naturales

Sin categoría

Los 8 remedios naturales

Los 8 remedios verdaderos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como "el estado tendiente a lograr el mayor equilibrio posible entre los componentes orgánicos, psíquicos y espirituales del individuo, y entre éste y el ambiente físico, químico, biológico y sociocultural en que vive".

En cada una de las personas hay tres áreas que integran el aspecto personal de la salud:

  • física o somática,
  • mental o intelectual, y
  • la espiritual o afectiva.

Cada una de ellas está íntimamente relacionada con las otras, y es por eso que debe haber un equilibrio necesario tanto entre estas tres áreas como dentro de cada una de ellas, pero si se rompe comienzan a manifestarse comportamientos que podrían transformarse en una enfermedad.

Todas las acciones que se desarrollen o se realicen antes de que llegue la enfermedad, para evitar que ella ocurra, se conocen como promoción de la salud o, más técnicamente, como prevención primaria. Por ejemplo, el cuidado de la alimentación, de la higiene personal, el desarrollo de la personalidad, y otros aspectos que tienen que ver con los hábitos de vida. En esto intentan contribuir muchas de las actividades que se desarrollan en el Espacio Vida Sana.

Nuestros hábitos tienen que ver con nuestras elecciones. Hay algunos que nos hacen correr riesgos y hay otros que protegen nuestra salud. Hay riesgos que son evitables o modificables. Por ejemplo, fumar. O el sedentarismo. O el colesterol elevado. O el estrés, no podemos cambiar el mundo que nos rodea pero sÌ mi respuesta.

Intentamos contribuir a generar factores de protección. Aquí van algunos consejos al respecto:

  • Realizar actividad física diaria: La necesidad de moverse es tan importante como la alimentación.
  • Consumir frutas y verduras: Siete porciones diarias disminuyen sensiblemente la aparición de enfermedades.
  • Consumir cereales integrales: Su presencia en la alimentación garantiza el aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes, tan necesarios para todas las funciones del organismo.
  • Incorporar antioxidantes en la dieta: Estas sustancias, que cumplen un rol protector, son elementos que garantizan el buen funcionamiento de ciertos sistemas biológicos. Los antioxidantes son elementos -vitaminas, minerales- que, en la cantidad adecuada, están presentes en una dieta apropiada (frutas, verduras, cereales integrales).
  • Mantener el peso dentro de valores ideales: Beneficia a todos los sistemas, pero especialmente al cardiovascular y al osteo-músculo-articular.
  • Descansar adecuada y suficientemente. El descanso adecuado gravita en forma significativa para fortalecer las defensas.
  • Colocarse las vacunas que indica el calendario: Y también las que no son obligatorias pero sí aconsejables en determinadas situaciones.
  • Tener confianza en el poder de Dios: Creer nos brinda seguridad, y es la mejor terapéutica para corregir cualquier contingencia que amenace nuestra salud.

En el libro 'El Ministerio de Curación', de la escritora Elena de White, se lee:

El aire puro, el sol, la abstinencia (N. de la R.: de lo que hace daño y moderado con lo que hace beneficio), el descanso, el ejercicio, un régimen alimenticio conveniente, el agua y la confianza en el poder divino son los verdaderos remedios.

Desea leer más sobre este tema.

vidasana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *